Vox Populi: una crisis, una oportunidad

Como muchos sabréis, la palabra crisis en japonés, 危 機, está compuesta por los caracteres 危 (“peligro”) y 機 (“oportunidad”). Durante las épocas de crisis hay puertas que se nos cierran, algunas de ellas importantes, y eso nos obliga a mirar a nuestro alrededor en busca de nuevos caminos. Pues bien, a nosotros, los que elaboramos Vox Populi, la revista del centro, se nos ha cerrado una puerta: debido a problemas presupuestarios, no será posible imprimir el siguiente número. Esta circunstancia nos ha hecho volver la vista al mundo digital, que nos servirá de soporte para el número XX de Vox Populi.

Somos conscientes de que con el cambio perdemos inmediatez, cercanía y lectores, porque algunas personas de las que nos leían no se acercarán a nuestra casa digital. Sin embargo, este nuevo formato nos ofrece oportunidades que nos ilusionan:

  • Nuevos contenidos. Ahora las páginas de nuestra revista se mueven solas, porque pueden incluir vídeos, objetos animados, transiciones, sonidos, etc.
  • Más color, más páginas. No pocas veces nos ha dolido dejar fuera de la revista creaciones de nuestros alumnos por limitaciones técnicas: las páginas interiores de nuestra revista se imprimían en blanco y negro y el número de páginas estaba tasado por motivos presupuestarios. Estas limitaciones no existen en la versión digital.

Así pues, el número de primavera de Vox Populi llegará completamente renovado. La nueva plataforma nos ha llevado a reflexionar sobre la mejor forma de adaptar el concepto de revista al mundo digital, y hemos llegado a algunas conclusiones, que han guiado la elaboración del diseño de la revista:

  • No a los formatos heredados. La primera tentación al conocer que no habría edición en papel fue seguir trabajando de la misma manera que siempre y publicar un simple pdf, como los que publicamos de cada número desde hace años. Rechazamos esta idea porque desaprovecha lo mejor del formato digital: la posibilidad de incluir archivos de todo tipo.
  • No a los sistemas de gestión de contenidos. La segunda tentación fue utilizar una plataforma de publicación de contenidos al uso, como WordPress, Joomla o cualquier otra. Estas herramientas aportan una enorme facilidad de publicación, y son susceptibles de ser personalizadas…, pero no permiten de manera sencilla adaptar el diseño a cada contenido específico. Queremos mimar nuestra publicación, dar relieve a los contenidos, no lanzarlos a la red de manera sencilla y estandarizada.
  • No a las herramientas de autor. A nuestro pesar, hemos debido rechazar también las aplicaciones destinadas a elaborar publicaciones digitales, que no son muchas, pero sí potentes y versátiles. Por unos motivos u otros (coste, formato de publicación poco ágil, restricciones de difusión de las publicaciones, etc.), ninguno de los programas que ayudan a maquetar publicaciones digitales ha satisfecho nuestras necesidades.
  • Sí al diseño propio. Como consecuencia de lo escrito, nos hemos liado la manta a la cabeza y hemos elaborado una plantilla de publicación propia desde cero, partiendo de nuestras necesidades y no de lo que nos ofrecían las herramientas disponibles. El resultado es menos vistoso que unos y más farragoso que otros, pero es, sin lugar a dudas, nuestro resultado.

Los principales criterios que han guiado la elaboración de este modelo de revista digital han sido los siguientes:

  • Hecha a mano. Del mismo modo que la maquetación de la edición en papel nos permitía controlar al detalle cada aspecto del diseño (posición de las imágenes, tipo y tamaño de letra, fondos, etc.), con la única limitación de nuestra capacidad, el código de la edición digital está escrito totalmente por nosotros, y no dependemos de ninguna plantilla externa que nos limite: podremos hacer lo que queramos…, sólo hará falta aprender a hacerlo. Esta elaboración “artesana” también impondrá una muy necesaria limitación en los contenidos: no se publicará todo lo que llegue, sino aquello que merezca invertir el tiempo de maquetación necesario.
  • Compuesta de páginas. El concepto de revista y de página no es, en un contexto digital, más que una metáfora. En realidad nada nos exige que mantengamos la ilusión de que pasamos páginas, y de que éstas son del mismo tamaño: podríamos haber sustituido esta sucesión por un entramado de enlaces que hiciera olvidar el concepto de revista tradicional. Sin embargo, creemos que esta idea nos puede ayudar a mantener una unidad de estilo y  estructurar los contenidos. Por eso hemos dibujado “páginas” de un tamaño determinado (750px de espacio útil a lo ancho) en el lienzo digital.
  • Un contenido, una página. Esta idea es una concesión a la facilidad. La maquetación de varios contenidos en una misma página suponía un reto demasiado complejo para esta primera aproximación a lo digital. Por eso cada contenido, sea breve o extenso, ocupará una página. Esta idea, tomada de algunas de las revistas digitales profesionales mejor diseñadas, hace que las páginas tengan una longitud indeterminada y que la navegación entre contenidos se realice siempre hacia la derecha para avanzar y hacia la izquierda para retroceder, lo que resulta muy intuitivo.

  • Navegación sencilla y no intrusiva. Pasar las páginas de una revista debe ser algo extremadamente sencillo, tanto que el lector lo haga sin pensar en ello. Por eso los botones de navegación (para avanzar y retroceder) están siempre visibles; discretos, pero visibles. Además, el índice, que nos sirve para acceder de manera directa a un contenido en concreto, está siempre a un clic: aparece pulsando en el logo de la revista.
  • Alojamiento propio. Lo más sencillo hubiera sido alojar vídeos y sonidos en plataformas externas, y simplemente insertarlos en la revista, pero esto nos hubiera hecho perder parte del control de la difusión y de la conservación de los contenidos. Aspiramos a que la revista se pueda conservar íntegra y de manera indefinida sin depender de enlaces externos. Sí, queremos que, igual que algún ejemplar de Vox Populi en papel aparecerá dentro de muchos años en algún cajón, este Vox Populi digital pueda aparecer en alguna carpeta perdida dentro de muchos años y sus vídeos y sonidos puedan reproducirse… No queremos enlaces rotos.
  • Igual en todas las plataformas. Este es un esfuerzo inacabado, pero nuestra aspiración es que la revista se vea bien en todas las plataformas y con todos los navegadores.  Ya sea desde el ordenador (con Linux, con OSX, con Windows o con BSD, desde Firefox, Chrome, Internet Explorer, Opera, Safari o cualquier otro navegador), desde la tableta (con Linux Android o con iOS) o desde el teléfono (con Linux Android, iOS o Bala), la revista debe ser la misma. Por eso intentamos seguir los estándares de publicación de contenidos…, y adaptarnos en la medida de nuestras posibilidades a aquellos que deciden no seguir los estándares (léase Internet Explorer).

Con todo lo expuesto en la cabeza, hemos escrito unas cuantas plantillas que nos servirán de base para elaborar este emocionante número de Vox Populi. Son las siguientes:

Portada

Contenido mixto (texto, imágenes y vídeo).

Sólo texto.

Elemento principal: vídeo.

Elemento principal: imágenes.

Elemento principal: sonido.

Como ves, tenemos un cuaderno digital esperando tus aportaciones… ¡A por ello!