Homenaje al maestro

Enhorabuena.
Todo lo que has hecho
es aire.
La ilusión
la entrega
la firmeza
el arte de sonreír
y enderezar la rama.
Aire.
Lo respiramos
deleitosamente
y saltamos a volar
confiando en su fuerza sustentante.
Tuyo y nuestro.
Aire nuestro.

Hay, es verdad, quien olvida
dónde nace.
Y hay contables que afirman
que no produces
algo que mostrar
algo que comer.
Sólo aire, dicen.

Por eso,
por el regalo del aire,
gracias,
enhorabuena
y por favor.
En voz alta,
a gritos
y en susurros cálidos.
Mil veces,
no, más,
las que haga falta.
Enhorabuena.
Gracias.
Y, sobre todo,
por favor.

Formación del equipo de debate

Vuelve la emoción. Acaban de adelantarse las características del IV Torneo Escolar de Debate de la Comunidad de Madrid, ¿te atreves?

En el vídeo que sigue a estas líneas puedes ver la grabación completa de la final de la última convocatoria, que tuvo un nivel magnífico, y la ceremonia de entrega de premios…, ¡nosotros nos llevamos el tercero!

Si no se ve bien, puedes encontrar el vídeo en la web de la Comunidad de Madrid.

Actualización del aula virtual

Por motivos técnicos debemos realizar una actualización del aula virtual, lo que obliga a detener el servicio durante un periodo de tiempo que esperamos breve. La actualización tendrá lugar a partir de las 5:00 de mañana día 22 de mayo. Confiamos en que el cierre del aula pase desapercibido para la mayoría.

Como es habitual en estos casos, se ha realizado copia de seguridad de todos los datos.

[Actualización. Esta mañana no había terminado la copia de seguridad; la actualización se hará mañana día 23 de mayo a partir de las 5:00].

[Segunda actualización. El proceso ha concluido. Dado que se trataba fundamentalmente de una actualización de seguridad debido a un mal funcionamiento del filtro antivirus, los usuarios percibirán pocas novedades en la interfaz. Por favor, comunicad cualquier error o cambio no deseado].

Vox Populi: una crisis, una oportunidad

Como muchos sabréis, la palabra crisis en japonés, 危 機, está compuesta por los caracteres 危 (“peligro”) y 機 (“oportunidad”). Durante las épocas de crisis hay puertas que se nos cierran, algunas de ellas importantes, y eso nos obliga a mirar a nuestro alrededor en busca de nuevos caminos. Pues bien, a nosotros, los que elaboramos Vox Populi, la revista del centro, se nos ha cerrado una puerta: debido a problemas presupuestarios, no será posible imprimir el siguiente número. Esta circunstancia nos ha hecho volver la vista al mundo digital, que nos servirá de soporte para el número XX de Vox Populi.

Somos conscientes de que con el cambio perdemos inmediatez, cercanía y lectores, porque algunas personas de las que nos leían no se acercarán a nuestra casa digital. Sin embargo, este nuevo formato nos ofrece oportunidades que nos ilusionan:

  • Nuevos contenidos. Ahora las páginas de nuestra revista se mueven solas, porque pueden incluir vídeos, objetos animados, transiciones, sonidos, etc.
  • Más color, más páginas. No pocas veces nos ha dolido dejar fuera de la revista creaciones de nuestros alumnos por limitaciones técnicas: las páginas interiores de nuestra revista se imprimían en blanco y negro y el número de páginas estaba tasado por motivos presupuestarios. Estas limitaciones no existen en la versión digital.

Así pues, el número de primavera de Vox Populi llegará completamente renovado. La nueva plataforma nos ha llevado a reflexionar sobre la mejor forma de adaptar el concepto de revista al mundo digital, y hemos llegado a algunas conclusiones, que han guiado la elaboración del diseño de la revista:

  • No a los formatos heredados. La primera tentación al conocer que no habría edición en papel fue seguir trabajando de la misma manera que siempre y publicar un simple pdf, como los que publicamos de cada número desde hace años. Rechazamos esta idea porque desaprovecha lo mejor del formato digital: la posibilidad de incluir archivos de todo tipo.
  • No a los sistemas de gestión de contenidos. La segunda tentación fue utilizar una plataforma de publicación de contenidos al uso, como WordPress, Joomla o cualquier otra. Estas herramientas aportan una enorme facilidad de publicación, y son susceptibles de ser personalizadas…, pero no permiten de manera sencilla adaptar el diseño a cada contenido específico. Queremos mimar nuestra publicación, dar relieve a los contenidos, no lanzarlos a la red de manera sencilla y estandarizada.
  • No a las herramientas de autor. A nuestro pesar, hemos debido rechazar también las aplicaciones destinadas a elaborar publicaciones digitales, que no son muchas, pero sí potentes y versátiles. Por unos motivos u otros (coste, formato de publicación poco ágil, restricciones de difusión de las publicaciones, etc.), ninguno de los programas que ayudan a maquetar publicaciones digitales ha satisfecho nuestras necesidades.
  • Sí al diseño propio. Como consecuencia de lo escrito, nos hemos liado la manta a la cabeza y hemos elaborado una plantilla de publicación propia desde cero, partiendo de nuestras necesidades y no de lo que nos ofrecían las herramientas disponibles. El resultado es menos vistoso que unos y más farragoso que otros, pero es, sin lugar a dudas, nuestro resultado.

Los principales criterios que han guiado la elaboración de este modelo de revista digital han sido los siguientes:

  • Hecha a mano. Del mismo modo que la maquetación de la edición en papel nos permitía controlar al detalle cada aspecto del diseño (posición de las imágenes, tipo y tamaño de letra, fondos, etc.), con la única limitación de nuestra capacidad, el código de la edición digital está escrito totalmente por nosotros, y no dependemos de ninguna plantilla externa que nos limite: podremos hacer lo que queramos…, sólo hará falta aprender a hacerlo. Esta elaboración “artesana” también impondrá una muy necesaria limitación en los contenidos: no se publicará todo lo que llegue, sino aquello que merezca invertir el tiempo de maquetación necesario.
  • Compuesta de páginas. El concepto de revista y de página no es, en un contexto digital, más que una metáfora. En realidad nada nos exige que mantengamos la ilusión de que pasamos páginas, y de que éstas son del mismo tamaño: podríamos haber sustituido esta sucesión por un entramado de enlaces que hiciera olvidar el concepto de revista tradicional. Sin embargo, creemos que esta idea nos puede ayudar a mantener una unidad de estilo y  estructurar los contenidos. Por eso hemos dibujado “páginas” de un tamaño determinado (750px de espacio útil a lo ancho) en el lienzo digital.
  • Un contenido, una página. Esta idea es una concesión a la facilidad. La maquetación de varios contenidos en una misma página suponía un reto demasiado complejo para esta primera aproximación a lo digital. Por eso cada contenido, sea breve o extenso, ocupará una página. Esta idea, tomada de algunas de las revistas digitales profesionales mejor diseñadas, hace que las páginas tengan una longitud indeterminada y que la navegación entre contenidos se realice siempre hacia la derecha para avanzar y hacia la izquierda para retroceder, lo que resulta muy intuitivo.

  • Navegación sencilla y no intrusiva. Pasar las páginas de una revista debe ser algo extremadamente sencillo, tanto que el lector lo haga sin pensar en ello. Por eso los botones de navegación (para avanzar y retroceder) están siempre visibles; discretos, pero visibles. Además, el índice, que nos sirve para acceder de manera directa a un contenido en concreto, está siempre a un clic: aparece pulsando en el logo de la revista.
  • Alojamiento propio. Lo más sencillo hubiera sido alojar vídeos y sonidos en plataformas externas, y simplemente insertarlos en la revista, pero esto nos hubiera hecho perder parte del control de la difusión y de la conservación de los contenidos. Aspiramos a que la revista se pueda conservar íntegra y de manera indefinida sin depender de enlaces externos. Sí, queremos que, igual que algún ejemplar de Vox Populi en papel aparecerá dentro de muchos años en algún cajón, este Vox Populi digital pueda aparecer en alguna carpeta perdida dentro de muchos años y sus vídeos y sonidos puedan reproducirse… No queremos enlaces rotos.
  • Igual en todas las plataformas. Este es un esfuerzo inacabado, pero nuestra aspiración es que la revista se vea bien en todas las plataformas y con todos los navegadores.  Ya sea desde el ordenador (con Linux, con OSX, con Windows o con BSD, desde Firefox, Chrome, Internet Explorer, Opera, Safari o cualquier otro navegador), desde la tableta (con Linux Android o con iOS) o desde el teléfono (con Linux Android, iOS o Bala), la revista debe ser la misma. Por eso intentamos seguir los estándares de publicación de contenidos…, y adaptarnos en la medida de nuestras posibilidades a aquellos que deciden no seguir los estándares (léase Internet Explorer).

Con todo lo expuesto en la cabeza, hemos escrito unas cuantas plantillas que nos servirán de base para elaborar este emocionante número de Vox Populi. Son las siguientes:

Portada

Contenido mixto (texto, imágenes y vídeo).

Sólo texto.

Elemento principal: vídeo.

Elemento principal: imágenes.

Elemento principal: sonido.

Como ves, tenemos un cuaderno digital esperando tus aportaciones… ¡A por ello!

Vox Populi XIX

Este número de Vox Populi es especial, porque incluye cambios sustanciales en la maquetación y en el número de páginas, que se ha visto reducido a 24, incluyendo portada y contraportada. Estos cambios se deben, claro, a problemas presupuestarios, que han otorgado a la elaboración de este número un sabor agridulce. La reducción del número de páginas nos ha obligado a actuar de un modo diferente a la hora de dinamizar la elaboración de la revista. En concreto, nuestra forma de actuar ha cambiado en los siguientes puntos:

  • No hemos animado a los miembros de la comunidad educativa a participar. Durante buena parte del periodo que habitualmente sería de gestación de la revista no sabíamos si sería posible publicarla, de modo que no creamos un consejo de redacción de alumnos, ni fuimos abordando por los pasillos a unos y otros para pedir artículos, ni solicitamos mediante carteles la participación.
  • Hemos cambiado el diseño de la revista. Ante la evidencia de que, en caso de publicarse, el número de páginas se vería muy reducido, hemos rediseñado la revista. El cuerpo de letra es menor, los márgenes más estrechos, los espacios interlineales menores y las imágenes, menos y más pequeñas. Además, los artículos han perdido la exclusividad de disponer de una página propia, se ha suprimido el índice y el editorial ha pasado a la parte de atrás de la portada.
  • Hemos seleccionado más. Muy a nuestro pesar, hemos debido dejar fuera de la revista muchas más aportaciones que en otras ocasiones. La dinámica de la revista consistía en publicar todas las aportaciones que alanzasen un mínimo de calidad. Esta vez hemos debido dejar fuera artículos que bien hubieran merecido la publicación. Esta ha sido una necesidad dolorosa, y pedimos disculpas por las injusticias cometidas en este proceso de selección. No siempre hemos dispuesto del tiempo y la perspectiva necesarios para tomar la decisión más adecuada.
  • Ha desaparecido el color. No habrá color en la portada, lo que limita las posibilidades, y nos impide aprovechar para nuestra portada muchas de las creaciones de nuestros alumnos, que se basan en el color. De cualquier modo, el blanco y negro nos deja todavía un amplio margen para la creatividad.

¿El futuro de Vox Populi? Nadie lo conoce. Está claro que, de seguir el recorte de la asignación presupuestaria destinada a la revista, habremos de actuar de otra manera, dedicando más tiempo a aquilatar el contenido. Con franqueza, estamos muy al límite de nuestras capacidades, y publicar un número tasado de páginas exige, en contra de lo que pudiera parecer, más trabajo: la maquetación debe ser más precisa, ha de existir un proceso de selección de los contenidos más meditado, los cambios exigen casi siempre remaquetaciones más complejas y el proceso de animación a la participación es francamente difícil (¿cómo animar a alguien a escribir para la revista si las posibilidades de que su aportación no se publique, a pesar de ser adecuada, son grandes?). Y, además, la recompensa es menor.

No renunciaremos a la publicación trimestral de Vox Populi, pero emprendemos la búsqueda de alternativas que nos permitan trabajar como lo hacíamos cuando el número de páginas no estaba tan tasado, sobre todo en cuanto al fomento de la participación. Quizá en números posteriores se resienta aún más significativamente la calidad del papel o de la impresión. No nos importa, si podemos volver a una forma de trabajo que fomentaba la participación y retroalimentaba la ilusión de nuestra comunidad educativa. En definitiva, buscaremos la manera de conseguir iguales resultados a costa de más trabajo. ¿Seremos capaces? Tendremos que serlo. De momento, aquí tenemos el número XIX de Vox Populi.

Constituido el equipo de debate

Ya está constituido el equipo de debate del instituto, formado por seis miembros veteranos y cuatro nuevos:

Ignacio Aguilar Ramos
Angie Stefanny Castro Murillo
Ana Gallego Gallego
Roberto De Jesús Hernández Rodríguez
Cristina Ortega Jusdado
Sofía Ramos Antón
Adrián Sanvicente García
Julio Serrano Cereijo
Josselyn Toscano Vega
Denisse Genoveva Yllesca Sangalli

Desde hace unos días estamos trabajando durante los recreos en la preparación de los argumentos y la localización de las evidencias necesarias para enfrentar este certamen.